viernes, 18 de enero de 2013

¡Esta fuerza!


Esta fuerza…
Esta fuerza que me impulsa como cráter su ceniza que se lanza y se dispersa.
Esta fuerza…
Que no me deja quedarme quieta… que me exige soluciones
¡ A mi lado luchadores!
Esta fuerza … que me atrapa.
No me digas, que no tiras la toalla, con esa cara de pena como si... ni tú lo creyeras.
¡ No me vales!
No me vengas con lisonjas;

 ven y dime... Ésta es la situación… y ahora a poner corazón 
y ganas, para superar la prueba .
A ti no te quiero
¡Que venga otro!
Quiero un corazón porfiado, que me ayude a tirar por este arado.
¡No me digas que me muero!… que te estoy oyendo hablar
¡y es mentira!… me lo dice
el corazón
¡Es mentira!
Soy la misma que hace solo siete día, batallaba y porfiaba

 para ganarse la vida…
¡Soy la misma!  ¡No me pongas esa cara! 
Si no eres para mí  ¡Vete ¡
¡Que venga otro!
¡Que me quedas tu pequeño¡ con tu cara comecoco
¡Otro oncólogo!
¡Queee venga ooootrooooo!
¡Sal!  ¡Marcha de aquí!
¡Otro!  ¡Que venga otro!
Mírame bien la cara… y acuérdate de este día
¡Esta fuerza! ¡Que es la mía!
¡¡¡¡Esta fuerza… me ha de salvar la vida.!!!!

V.Nas




3 comentarios:

  1. La única fuerza aunque ruja como lo hace la fuerza del mar. Siempre será la que salva la realidad, sin mecerse en los vaivenes porque hace falta aventarse, salir al paso.

    Bella forma de expresar el empuje que se debe tener en la batalla del día a día y en la incertidumbre de toda tristeza o dolor. ¡La Fe es fuerza!

    ResponderEliminar
  2. ESA FUERZA es la que debe mantener tu ánimo siempre, porque se forja en la lucha interior con la Fe y en la aceptación de nuestra misión individual en este mundo. Para eso estamos y los llamados son aquéllas almas que son capaces de aguantar este paso en el cansancio por el "Valle de Lágrimas", es una prueba más que debe fortalecer la Llama Eterna.

    ResponderEliminar
  3. A ella tienes que pegarte porque tal como lo expresas tu fuerza radica en ese impulso espiritual que vencerá las vicisitudes que la vida nos da porque de ellas no hay escapatoria, pero sí dominio con esa ¡fuerza! que ayuda a salir de todo inconveniente físico. Un abrazo. Rani

    ResponderEliminar