domingo, 5 de octubre de 2014

Asturias

Foto de José Manuel Gonzalo

El mar se agita sobre la altas costas en rompientes sonoras de flujo y  reflujo,
 horadando pequeñas calas a modo de conchas donde besa la tierra
en bocas de arena que se llenan de sal
y se ofrecen gustosas a la ofrenda de plateados lenguados, cefalópodos y crustáceos
que recolectan las manos de esbeltas y rubias doncellas...
y llenando las playas en mareas frías de sabrosos erizos
 para los dedos recios y seguros de los jóvenes en grandes cestos.
Allí donde las atalayas, resistentes bastiones de desafiante roca,
 sufrían de un punto flaco, sus embates consiguieron vaciar largos túneles
llegando hasta la mitad de los prados, dejando como olvidadas 
 redondas medallas de agua, increíbles islas de mar en  medio 
del prado,
convertidas en sueños de playa o portentosas chimeneas de agua …
blufff, blufffff…boofff, blufff,boofff,bluuuufff… al ritmo de los impulsos.
Los rebaños pastan en verdes alfombras incontables  como las margaritas de manzanilla
y las  numerosísimas fuentes manan agua y leche…
 Las cuevas rebosan  de cuajo en diferentes y exquisitos quesos…
  La caza  puebla los bosques  al abrigo de una naturaleza rabiosa  regada por el cielo
y  el canto de las ondinas… las orillas de las agüeras y  pequeños ríos
se pueblan de avellanos, nogales, castaños e higueras…
Los huertos rebosan de cítricos, nísperos y  piescos…
y el fruto prohibido rojo rubí o verde tentación…
siempre está al alcance de la mano que se tiende,
 en la palma de la mano que se ofrece…
Conozco bien ese sitio… he nacido en él…
y  te aseguro que aunque pudiera parecerlo por increíble
 … no es un espejismo, es muy real.
V.Nas

2 comentarios:

  1. Si cuando le llaman "PARAISO NATURAL" no es por casualidad....

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu presencia José Manuel y muchas más por cederme el honor de poder contar con tu magnífica fotografía para este texto

    ResponderEliminar